LA UNION DE HECHO: UNA DECISIÓN COMÚN EN ESTOS DÍAS

En el Perú de hoy muchas parejas deciden no contraer matrimonio sino iniciar entre ellos una relación de convivencia, llamada también concubinato o unión de hecho.

Estas relaciones de convivencia originan una sociedad de bienes que adquieren durante la vigencia de dicha unión, las cuales están reguladas a través del artículo 326º del Código Civil que a letra dice:
Artículo 326º.- Efectos de uniones de hecho
La unión de hecho, voluntariamente realizada y mantenida por un varón y una mujer, libres de impedimento matrimonial, para alcanzar finalidades y cumplir deberes semejantes a los del matrimonio, origina una sociedad de bienes que se sujeta al régimen de sociedad de gananciales, en cuanto le fuere aplicable, siempre que dicha unión haya durado por lo menos dos años continuos.
La posesión constante de estado a partir de fecha aproximada puede probarse con cualquiera de los medios admitidos por la ley procesal, siempre que exista un principio de prueba escrita.
La unión de hecho termina por muerte, ausencia, mutuo acuerdo o decisión unilateral. En este último caso, el juez puede conceder, a elección del abandonado, una cantidad de dinero por concepto de indemnización o una pensión de alimentos, además de los derechos que le correspondan de conformidad con el régimen de sociedad de gananciales.
Tratándose de la unión de hecho que no reúna las condiciones señaladas en este artículo, el interesado tiene expedita, en su caso, la acción de enriquecimiento indebido“.
De lo expuesto en el artículo precedente tenemos que en caso de ser convivientes:

a) La unión debe ser voluntaria, no cabe, no es posible pensar en una convivencia forzada.

b) Debe tratarse de una unión entre un hombre y una mujer, quedando descartadas las parejas homosexuales

c) Cuando ambas normas se refieren a “un” varón y a “una” mujer alude a la exigencia de exclusividad o monogamia, que se traduce en el deber de fidelidad entre los convivientes. No es posible que se mantengan varias relaciones a la vez, aun cuando todos los involucrados carezcan de impedimentos matrimoniales.

d) Cuando se hace referencia a la estabilidad o permanencia, se entiende que la pareja debe tener una comunidad de vida estable y duradera. La Ley Peruana exige un plazo mínimo de dos años ininterrumpidos.

e) La estabilidad implica, compartir un techo común y cohabitar, es decir, vivir maritalmente como pareja, tener vida sexual. Cuando no hay hogar común no hay concubinato, quedando excluidas las uniones esporádicas o circunstanciales, las homosexuales, las transexuales, las adulterinas, la de los matrimonios a prueba.

f) Los miembros de la pareja, además deben encontrarse libres de impedimentos matrimoniales.

g) La convivencia, es indispensable que la unión cumpla deberes semejantes a los del matrimonio, lo cual implica que el comportamiento de la pareja deberá ceñirse a lo regulado a las relaciones personales entre los cónyuges

h) Debe ser una unión notoria, publica, cognoscible por los terceros; “posesión de estado”. No debe ser oculta, clandestina, pues ello podría denotar que la situación de los convivientes podría encontrarse al margen de tales exigencias.

Recuerde que todos debemos ser:

“Día a día, en todos los sentidos, mejor y mejor”

abogada de familia patricia villena

Leave a comment



Villena Abogados

3 años ago

Pablo:
La unión de hecho o convivencia debidamente reconocida, otorga los mismos derechos que el matrimonio, por lo tanto, el conviviente que no aportó, al tener los mismos derechos que un cónyuge, tiene derecho al 50% de un bien adquirido y que figura registrado solamente a nombre del otro.

El hecho de que haya sido infiel y haya abandonado el hogar familiar, no perjudica dicho derecho, salvo la pérdida de los frutos de los gananciales (ejemplo: la renta en caso el inmueble estuviese arrendado).

Saludos

Villena Abogados

3 años ago

Pablo:
A la pregunta 1, el conviviente que no compró ni aportó si tiene derecho al 50% de las acciones y derecho del inmueble y para reclamar su derecho deberá interponer una demanda de Reconocimiento de Unión de Hecho y luego con el derecho reconocido, podrá solicitar la liquidación de la sociedad de gananciales de esa unión de hecho. Si la convivencia termino por una infidelidad de una las partes y ésta se fue de la casa, eso no perjudica su derecho a los gananciales, igual le corresponde el 50% de acciones y derechos del bien.

Patricia Villena Espinoza

pvillena@villenaabogados.com

Graduada en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad San Martín de Porres.
Estudios de maestría en Derecho Civil y Comercial.
Estudios especializados en Derecho de Familia.
Más de 20 años de ejercicio profesional orientado al Derecho de Familia.

Mario Jesús Soria Chaqquere

msoriach@gmail.com

El Dr. Mario J. Soria Chaqquere, es un abogado especializado en procesos civiles, constitucionales, administrativos, sustentado en más de 15 años de experiencia en el Poder Judicial.

El Dr. Mario J. Soria Chaqquere, es un abogado con amplia y comprobada experiencia en la asesoría y consultoría de empresas, en temas de Derecho Civil, Derecho Societario, Derecho Administrativo, Derecho Constitucional, etc.

SERVICIOS – SIDEBAR

CONTACTANOS 2

ESCRIBENOS

Por favor, llene el formulario de la izquierda y lo atenderemos con gusto.

FB SIDEBAR

Screenshot_1

Contact Info

Jr. Daniel Hernández N° 786, distrito de Pueblo Libre, Lima, Perú.

Fijo : (511) 7654340
Móvil: (511) 992-767-218
contacto@villenaabogados.com

Daily: 9:00 am - 6:00 pm
Sunday: Closed

Copyright 2018 ESPASEO ©  All Rights Reserved