Comparte
cambio de nombre

El cambio de nombre y apellido en el Perú

Nuestra Constitución Política de 1993 en su artículo 2 inciso 1 prescribe como uno de los derechos fundamentales de la persona, el derecho a la identidad, que comprende una serie de derechos, entre ellos el derecho al nombre.

La doctrina internacional señala que el nombre es una expresión idiomática que identifica a cada ser humano ante los demás en la sociedad. Es un derecho y un deber para el ser humano. Es un derecho porque cada ser humano tiene el derecho a ser identificado por su nombre, a que no le sea cambiado, y a que no le sea usurpado y es un deber porque tiene la obligación de identificarse con él y no lo puede cambiar, ceder, transferir, ni renunciar a su voluntad.

El nombre en las personas naturales comprende el Prenombre que es nombre con el que los progenitores inscriben a sus hijos en los registros civiles (Juan, María, Alberto, Natalia etc.), y el Apellido que es el nombre de la familia y determina su filiación (Pérez, Gómez, Soria etc.) A diferencia de los prenombres, los apellidos no se eligen, se imponen por filiación.

El Tribunal Constitucional mediante sentencia de 20 de abril de 2006, contenida en el EXP. N° 2273-2005-PHC/TC definió una serie de características del nombre como:

  1. Es obligatorio tenerlo y usarlo.
    2. Es inmutable, salvo casos especiales
    3. No es comercial, puesto que es personalísimo
    4. Es imprescriptible, aunque se deje de usar, se haya empleado uno más o menos erróneo o se utilice un conocido seudónimo
    5. Permite la identificación, individualización y la pertenencia de una persona a una familia.

En el Perú, muchos padres decidieron ponerle nombres a sus hijos que pueden recibir el calificativo de ridículos o extravagantes y que han permitido que adultos y niños por años hayan sido víctimas de bullyng y discriminación, afectando así la naturaleza identificatoria, pues quienes llevan estos, se niegan a identificarse por sus nombres y prefieren que se les conozca por sus apodos o seudónimos.

El nombre entendiéndose como pre-nombres y apellidos no pueden constituir una afectación de los derechos fundamentales a la identidad, a la integridad física, psíquica y moral, al libre desarrollo y al bienestar de la persona, ni del principio del interés superior cuando se traten de menores, teniendo que llevar por siempre pre-nombres o apellidos que le causen discriminación y estigmatización, afectándoles en su bienestar y tranquilidad. Por ello, el Estado Peruano en defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad, ha debido expedir una serie de normas que regulen y limiten la posibilidad de incurrir en esta afectación.

Al respecto, se expidió el Decreto Supremo No. 015-98-PCM que en su artículo 33 se establecían prohibiciones a la elección de los prenombres de las personas, indicándose que: No podrán ponerse prenombres que por sí mismos o en combinación con los apellidos resulten extravagantes, ridículos, irreverentes, contrarios a la dignidad o al honor de la persona, así como al orden público o a las buenas costumbres, que expresen o signifiquen tendencias ideológicas, políticas o filosóficas, que susciten equívocos respecto del sexo de la persona a quien se pretende poner, o apellidos como prenombres.”

Esta norma tuvo vida porque El Registro Nacional de Identificación y Estado Civil RENIEC, informo la existencia de inscripciones de prenombre de menores de edad extravagantes y/o irreverentes tales como como Neurona, H2O, Aeropajita entre otros, que vulneraban la dignidad de los menores.  Lamentablemente esta norma fue derogada el por Decreto Supremo 016-98-PCM, sin embargo consideramos que pudo derogarse la “prohibición”, pero debió mantenerse por lo menos alguna limitación a la elección de los Pre nombres.

En la actualidad hay muchas personas que llevan pre-nombres como Pitágoras, Brusli, Arcángel, Peregrina, Delirio, James Bond, Rocky Rambo, Primitiva y/o apellidos por los cuales sufren discriminación y bullyng y   desean cambiarlo porque les causa afectación a su tranquilidad y bienestar  y no saben  qué hacer al respecto.

Que se puede hacer?

El artículo 29° del Código Civil dispone que: “Nadie puede cambiar su nombre ni hacerle adiciones, salvo por motivos justificados y mediante autorización judicial, debidamente publicada e inscrita. El cambio o adición del nombre alcanza, si fuere el caso, al cónyuge y a los hijos menores de edad.”

Si bien, como regla general se ha establecido que nadie puede cambiar su nombre ni hacerle adiciones, existe una excepción a la misma que se presenta cuando existan motivos justificados y se realice mediante autorización judicial, debidamente publicada e inscrita.

La denominación “motivos justificados” se presenta como concepto subjetivo, de tal forma que corresponde al juez determinar, en cada caso concreto, si concurre una causa justificable o atendible, como pudiera ser el caso quienes llevan pre-nombres extravagantes, risibles o vergonzosos, o que en combinación con su apellido se haya convertido en símbolo de discriminación y estigma contra su titular.

Nuestra jurisprudencia ha advertido ha tenido a bien amparar demandas de Cambio de Nombre respecto a diversos pre-nombres y apellidos entre los cuales tenemos el de “Quipe” por “Vidal”, de “Huamán” a “Valencia”, de “Mamani P” a “P Mamani”, entre otros.

Ahora, debemos considerar quien es el Juez competente para conocer el proceso de Cambio de nombre. Para ello, el Pleno Jurisdiccional Regional Civil de 29 de marzo de 2008, que determino que este proceso es de competencia del Juez Especializado Civil en Vía No Contenciosa.

Luego de ampararse la demanda es requisito que las sentencias, sean debidamente publicitadas mediante su inscripción en RENIEC y el Registro de Personas Naturales de los Registros Públicos, con la finalidad de que las personas que se sienta afectadas con dicho cambio, puedan impugnarlos oportunamente en sede judicial, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 31 del Código Civil.

Que debemos probar?

Lo primero es argumentar en forma detallada las razones por las cuales requieren de un cambio de nombre y sobre todo presentar la prueba útil, pertinente y conducente para acreditar la afectación que le significa llevar los nombres cuyo cambio solicita, siendo estos por ejemplo testimoniales, informes psicológicos, documentos etc.

También debemos presentar entre otros los siguientes documentos: 

  • Demanda firmada por el solicitante y abogado.
  • Copia simple de tu DNI.
  • Partida o Acta de Nacimiento.
  • Cualquier prueba o documento que acredite el motivo justificado por el cambio o adición de nombre.
  • Certificado de antecedentes penales.
  • Certificado de antecedentes policiales.
  • Certificado de antecedentes judiciales.
  • Tasa judicial por ofrecimiento de pruebas (pagar en el Banco de la Nación).
  • Cédulas de notificación suficientes (pagar en el Banco de la Nación).

Post a Comment

WhatsApp chat